Educando a Luna

miércoles


Es el momento de poner manos a la obra. Educar a un cachorro no es tarea fácil. Desde que nació ha estado rodeada de gente alrededor, de mis hermanas y sobrinos, y una vez aquí, de mi madre, a la que veneraba cual deidad perruna. La perseguía por toda la casa, se quedaba en la puerta del wc llorando cuando ella entraba, y por las mañanas amanecía subida en la cama, dormida junto a la cabeza de mama. Cuando salíamos a dar una vuelta por la ciudad, la dejábamos encerrada en la habitación, y mostraba su disconformidad tirando el cacharro del agua, haciéndose pipi junto al ordenador y tirando la ropa por el suelo. Dormía en su regazo, mientras se tragaba las telenovelas, “España directo” y la Copla.

El domingo fue la primera prueba, la dejamos sola en casa. Estaba triste, no veía a mi “su” madre por ningún sitio, así que decidimos dejarla en el salón. Le puse la tele, para que viera movimiento y sonido. Cerré ventanas, puertas y desenchufe aparatos. Cuando regresamos estaba todo en orden, no derramo el agua y no encontramos estropicio alguno, bueno….si, había tirado un muñeco, un gato blanco de esos que parecen de verdad, seguramente porque necesitaba compañía.

Ahora tocaba la prueba de fuego, la noche. La deje en el sofá dormidita, y me metí en mi cuarto. A los 5 minutos ya estaba llorando y llamando a la puerta. Hice oídos sordos pero pasaban los minutos y la hora y ahí estaba, impasible al desaliento. Me levante, le dije NO enérgicamente, y salio corriendo. Pero mi pareja se levanto en la madrugada para beber agua y ahí aprovecho ella para, cual rata de cloaca, meterse debajo de la cama. Amaneció tan campante dormida a nuestros pies tan ricamente, satisfecha de su victoria y astucia.

En el día 2 le tocaba salir a la calle con correa. Le asustaba la puerta, los coches, los árboles y hasta la hierba, que no quiere pisar. A tirones conseguí que bajara la escalera que nos lleva al paseo marítimo, y ya se fue soltando.

La estampa de un tío de 1,89 con un perrito de 20 cm es un poco “destroyer” pero ahí estaba yo. De repente huele unos excrementos y veo que se agacha y hace su pipi. Le monto una fiesta y le doy una galleta que rechaza. Seguimos nuestro paseo y descansamos. A la vuelta, a mitad del recorrido vuelve a agacharse y esta vez…Caca!! Ya no le monte una fiesta…le hice un carnaval de Rio! Ella me miraba como diciendo “joder, si este se pone así por una Mierda…. “.

Llegue a casa muy feliz, aun la estaba aplaudiendo y diciéndole “bieeeeennnnnn, oleeeeeeee….” Ella me mira y pensó…” que fácil es hacer feliz al larguirucho este….pues vamos a contentarlo….” Y se meo en todo el suelo del salón justo delante de mí.

5 Cosas que quiero decirte.:

Carlos Becerra dijo...

AxiomA...

Amigo, mientras leía el post imaginaba la fina estampa caballero...1,89 mts de persona haciéndole sombra a la little Luna con sus 20 cm...jajajajaja...

Ella, que sera algo así como la reina de tu casa (estoy seguro), te vera como el príncipe consorte...su Dios...la representacion viviente de todos los dioses del Olimpo.

Cuanto amor y ternura tienen estos compañeritos para dar, como saben comprar nuestras sonrisas, y cuan inteligentes y sensibles son...

Isabel y yo compartimos nuestra vida con "El Pibe", nuestro perrito albino de dos años...

Blanco nieve, piel rosa, ojos celestes casi blancos, nariz rosa, patitas rosa... en fin el día del orgullo el va a la cabeza de la marcha (jajajajaja)

Pienso que Luna y Pibe serian buenos amigos pues serán dos malcriados terribles.

Yo...para que te sientas orgulloso de Luna...aun en dos años no he podido lograr que cague en la calle...le da asco...

Así que desde aqui, y ahora, le envío mis felicitaciones a LUNITA por las cacas realizadas...

MUY BIEN LUNA LUNERA !!!!!!!!


Bien AxiomA...
Un abrazo y todos mis respetos para Luna y tu !!!!

CarlosHugoBecerra

Piel De... dijo...

Ay Axioma. Te tengo dos noticias, una buena y la otra no tanto.
La Yoya es la princesa de casa. Ya estaba educada y todo, chillaba con angustia cada que deseaba salir a hacer pis o "soldados muertos". Y todo bien hasta que nos trajeron a la adorable muñe hace cosa de 3 semanas.
Ahora, las dos quieren dormir en nuestra cama. La yoya ha vuelto a hacer pis y soldados muertos dentro de casa (de celosa que se ha puesto) debido a que la Muñe es cachorrita y aun no sabe de educaciones.
Punto bueno. Son adorables y te hacen feliz.
Punto malo. Son mimadas y primero me sacan a mi de la recámara que a ellas.

Besitos a Luna y coloca periódico donde ya dejó "muertitos". Ármate de paciencia y no le des alimento en todo momento por que será el cuento de nunca acabar.

Laura dijo...

Te hará falta un poquito de paciencia (no tengo perro pero lo sé por una amiga que sí lo tiene) pero lo conseguirás. Me he reído imaginándote tan alto con esa cosita tan linda y tan pequeña.
Besos.

FIFTY-ZEN-50 dijo...

bueno paciencia y tiempo veras como se va acostumbrando.........
igualico igualico q a las personas paciencia y tiempo te suena???
ajajaj......

Thiago dijo...

jaj, cari, la verdad es que es una tarea impróba. Hay gente que paga para que eduquen a sus perritos cuando no hay manera de que obedezcan.

pero si te sirve de consuelo, te diré que tu perra tiene una cara de inteligente tremenda. Va a aprender pronto y será la alegría de tu casa, tu pareja, y toda la blogosfera, jajaja

Bezos.