Horizonte

martes


El barco no espera. “Por favor, señor, se lo ruego una vez mas, he de retirar la plataforma, o entra o se queda en el puerto...”

Alargaba el cuello, casi de puntillas, intentando ver más allá de la puerta de embarque. Miro al auxiliar y pidiendo disculpas con la cabeza agachada entro en el barco.

Entre el rugido de los motores y el sonar de la sirena, se dirigió a la cubierta, encontró un hueco a estribor y allí paso toda la maniobra de desatraque.

Lentamente se alejaba del muelle, hacia la salida del dique. Recordó esas tardes, casi al anochecer, viendo la estela que la luz del sol deja en el Mar, marcando un camino, una senda que se acaba en el horizonte.

_ Este camino te lleva al paraíso...

_¿Pero como lo sabes? Si no se ve el final….?

_Yo vengo de allí, y si tiene final…

7 Cosas que quiero decirte.:

Thiago dijo...

Ay, cari, que bonito...¡Ves no hace falta que pase nada en un día para contar algo bello y sugerente! Tu sabes como hacerlo. Y además dar alegría y esperanza.

El paraiso está en nosotros.

Bezos.

Laura dijo...

Muy bonito, Axioma, me ha gustado mucho. Me alegra que me sorprendas con escritos como éste.
Besos.

La tele de hoy dijo...

Holaa!!!
¿Qué tal todo? Espero que bien. Muy bonita la historia y mas cuando tienes malos dias como yo hoy.
¡¡Un abrazo!!

Elena dijo...

Jo, yo quiero tomar ese camino que lleva al paraíso....
Ya me dirás por dónde cae....
Bonita historia...
Un besito

Carlos Becerra dijo...

Axioma...

Los que hemos visto el paraíso sabemos volver a el.

Son caminos que incrementan su belleza en el transcurrir del andar, son sendas plenas en armonía y felicidad, son lares llenos de encanto y paz...

Esa ruta esta siempre a la vuelta de la esquina...nosotros somos los que decidimos cuando y como abordamos el barco que allí nos lleva...

El paraíso existe Axioma...

Esta allí donde la ilusión es realidad y donde la mayor de las penas es simplemente el recuerdo de ese otro mundo en el que la gente sufre...

El paraíso existe...esta en la risa, la alegría, y la pasión...

CarlosHugoBecerra

Di dijo...

Es cierto que con los perros se liga, yo tengo dos perras en Palma, y cuando eran pequeñas me paraban todo el rato. A mi me encanta pasear con las perras por la playa, aunque las mias se portan fatal no dejan de ladrar y de tirar, la verdad es que la gente se para y es fácil entablar conversación.También te digo que tengas cuidado al pasear porque conozco a gente a la que le han robado los perros paseando y en sus propias casas. Saludos y disfruta de tu mascota!

Piel de letras dijo...

¿Por qué querría alguien regresar del paraíso?... ¿o es que el regreso era el final de este?

En palapa o en lancha, pero hay que llegar al paraíso.

¿No crees?

Besitos