La sinceridad

jueves


Y sigue igual, el tío se sigue negando a llamar Crisis a lo que estamos pasando. Y posiblemente tenga sus razones, porque lo mas lógico es que ni el, ni su mujer ni sus hijas tengan problemas con el dinero. Puestos a seguir buscando sinónimos y eufemismos, yo no estoy Parado, estoy en un periodo de vacaciones transitorio, y no es que no tenga ni un duro, es que mi economía pasa por un ahorro global obligatorio. Mira, es divertido y creo que produce adicción. Puestos a seguir, ya no diré “Hijo de Puta”, si no “Vástago de mujer que negocia con su cuerpo”, y no diré mas que estoy viejo y gordo, mejor usar “Estoy en desaceleración vital y en desbordamiento del perímetro estomacal” suena chic!

Pero la Sinceridad, como otros valores, no es algo que debemos esperar de los demás, es un valor que debemos vivir para tener amigos, para ser dignos de confianza.
La Sinceridad es un valor que caracteriza a las personas por la actitud congruente que mantienen en todo momento, por la verdad de sus palabras y acciones.

Deberíamos preocuparnos de decir siempre la verdad, pero no es sencillo. A veces nos inventamos “las mentiras piadosas”, esas para quedar bien, “Ya estoy acabando el trabajo” “en 5 minutos estoy”, y cuando nos cogen en ellas, volvemos a mentir sacando de una pequeña mentira, otras mas grandes. (“Es que, cuando salía del coche me encontré con una manifestación que…..)

Tampoco ser sincero es descubrir defectos o errores (“te lo digo como amigo, te apesta la boca a sumidero”). Al inventar defectos o hacerlos mas grandes en una persona, ocultamos el enojo o la envidia que tenemos (“Es muy maja la chica, lastima que sea paranoica, esquizofrenia y de la cienciologia…). Con aires de ser "franco" o "sincero", decimos con facilidad los errores que comenten los demás, mostrando lo ineptos o limitados que son.

Saber encontrar el momento justo y el lugar idóneo, alejarnos del Odio o la envidia, y estar tranquilos nos permitirá decirle a esa persona lo que nos parece su ropa, su actitud o su manera equivocada de plantear las cosas.

Implícitamente, también requiere algo de valor, no es fácil decir a un ser querido, amigo o pareja la verdad en todo momento, o hacerle ver cosas que no nos gustan de su aptitud.

Para terminar, y dándome cuenta de que todo esto me ha salido por el rollo Zapatero, tengo que ser sincero, nunca mejor dicho, y decirles a TODOS los políticos que SINCERIDAD y POLITICA jamás caminaran juntas.

4 Cosas que quiero decirte.:

Laura dijo...

Ser sinceros a veces cuesta, sobre todo a la hora de decir verdades a las personas más cercanas. El que más y el que menos echa (echamos) manos de las mentiras piadosas. Saludos.

Anónimo dijo...

que razon tienes, GUSSANILLIO, y gracias por tu email con fotos de la tacita de plata eso si es sinceridad que una imagen vale mas q milpalabras aunque tire piedras sobre mi tejado q yo soy de palabras jejejej

el zen zito loco

Rumbero dijo...

Zp quizás se pasa en la negación, pero otros se pasán en catastrofismo.

De todas formas, nadie tiene culpa de la crisis, sólo los españoles, que nos empeñamos en inflar la burbuja aunque nos avisaban que explotaría.

david guzmán dijo...

yo le diría: vaya usted a importunar a su progenitora de dudosa reputación. en lugar de la famosa: chinga tu madre, que acá suena tannnn bonito.